Metáforas antropofágicas

La antropofagia cultural hace referencia a la posibilidad de reconstruir y resignificar el rol que se determinó al sujeto que vivía fuera de los límites de lo concebido como civilización. En este sentido, el tropo del canibal o antropófago se construyó dentro de un imaginario de conocimiento positivista europeizado, en el cual todos los que estaban fuera eran salvajes, bárbaros. De esta forma, con estas series fotográficas, que toman como referencia el concepto en profundidad de la antropofagia cultural, buscamos visibilizar la posibilidad de la ruptura y el cambio de lo que se ha dicho.

Metáfora 1

Andrea Reinoso

La historia patria, el estereotipo, la idea de éxito, pecado y virginidad, son engullidos por un cuerpo femenino que por años fue obligado a tragar la mentira de una historia oficial, para la cual, estos cuerpos solo existen con un fin utilitario y de control. Las mentiras son asimiladas y están adentro de nosotras por toda una vida, hasta que decidimos expulsarlas. El acto bulímico se presenta como un rechazo a las normas de comportamiento impuestas por la ideología dominante, a una historia contada por los vencedores, a una concepción del cuerpo femenino construido por el patriarcado. El acto es agresivo, tanto la ingesta como el vómito, ya que en el momento de expulsar las mentiras salen con vísceras y fluidos, porque se han interiorizado tanto que al vomitarlas se van llevando pedazos de nosotras mismas.

Metáfora 2

Andrea Michelena (Miche)

El proceso biológico que realiza el cuerpo humano, cuando se ingiere alimentos, consiste en digerir y transformar la comida en una materia blanda que pueda ser absorbida y posteriormente desechada en las heces fecales. Este proceso, rechazado como tema por muchos, nos mantiene vivos y lo realizamos a diario. En esta serie de fotografías, que parte desde el tema de la antropofagia cultural, presto total atención al proceso digestivo que realizamos todos los seres humanos, pero desde un punto de vista simbólico. De esta forma, un proceso puramente escatológico se convierte en una suerte de ritual, en el cual lo que comemos a diario (no hago referencia a los alimentos, sino a las ideas, estereotipos, cosmovisiones) es digerido y transformado en – por nuestro ser. En este sentido, de manera opuesta al proceso digestivo biológico, este proceso cultural, al cual hago referencia, convierte lo que tenemos que comer, como sociedad, en lo que queremos vivir como individuos (el desecho es reemplazado por el símbolo y la fuerza que caracteriza al mismo).

Me como la falsa moral y la religión que petrifica a tantos seres y los llena de sonrisas falsas y murmullos interminables. Saco la transparencia del agua y la sabiduría de la naturaleza.

Me como un cable que me enreda en el placer del consumo desbordado. Saco colores, sensaciones conectadas entre ellas, telas que no me atan, solo me acarician.

Me como los estereotipos de la belleza idealizada que tanto lastima. Saco la intensidad y la belleza de lo que no se entiende con un proceso racional.

Me como los roles sociales designados, la idea de sentirme productiva al realizar buenos trabajos que me den mucha plata y poca alegría. Saco mi animalidad, mi instinto: completo mi humanidad.

Me como la dominación y el poder, que muchas veces nace en mi misma. Saco la fragilidad, no para ser abusada ni asumida como débil, sino para entender que la ruptura empieza en mí.

Me como el vacío, la ausencia de sentido, la nada que satura muchos espacios y cabezas. Saco la complementariedad, el infinito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s